El carné de aplicador de tratamientos fitosanitarios

El carné de aplicador de tratamientos fitosanitarios es el documento oficial que permite a su titular la adquisición, empleo y manipulación de productos fitosanitarios de uso profesional, en todo el territorio nacional. Está regulado por el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios (enlace al BOE), de forma que, a partir del 26 de noviembre de 2015, los usuarios profesionales y vendedores de productos fitosanitarios deberán estar en posesión de un carné que acredite conocimientos apropiados para ejercer su actividad, según cuatro niveles de capacitación:

  • Básico: el más extendido y fácil de obtener, válido para la mayoría de los usuarios, agricultores y personal auxiliar de la venta y distribución de productos fitosanitarios
  • Cualificado: indicado para profesionales, agricultores o distribuidores que tengan personal a su cargo
  • Fumigador: para aplicadores que empleen sustancias muy tóxicas y peligrosas, en forma de gas
  • Piloto aplicador: para el personal que realice aplicaciones utilizando avionetas

Para la obtención del carné respectivo es necesario realizar un curso en el que se adquieran los conocimientos y formación requeridos, que en el caso del carné de nivel básico, tiene una duración de 25 horas y una vez completado hay que someterse a un examen tipo test. El carné tiene una vigencia de diez años que es necesario renovar finalizado este periodo (también los carnés emitidos con anterioridad al 31 de diciembre de 2013 deberán ser renovados, pues dejarán de tener efectividad a partir de la citada fecha de 26 de noviembre de 2015)

Última modificación: domingo, 24 de agosto de 2014, 21:32